Prepara tu viaje barato a París enterándote de los distritos de la ciudad en los que tienes hoteles baratos, los días en que los museos dejan entrar gratis y los mejores vuelos low cost, o los trenes que van desde Madrid o Barcelona. París, es la ciudad más visitada de Francia pero también tiene ofertas, gangas y oportunidades para aquellos que están despiertos. ¿Cual es tu plan? ¿Quieres ir de compras a las galerías más prestigiosas de Europa o vas a pasar un fin de semana romántico con tu pareja? En este blog encontrarás todo lo que necesitas para tus viajes a París.

La ciudad de la luz y otros sobrenombres de París

París tiene muchos sobrenombres, el más famoso de los cuales es el de «Ciudad de la Luz» (la Ville lumière), pero no es el único, también se la conoce por todo el mundo como  la ciudad del amor, la capital de la modernidad y la ciudad de la moda. Tres apodos que delatan la visión idealizada que se tiene de esta ciudad, en parte debido a lo que se transmite a través del cine internacional.

La Ville Lumière. El sobrenombre de la ciudad de la luz es posiblemente el primero y más conocidos de los que tiene París, y hay varias explicaciones para él. El primer argumento y seguramente el real, es que la capital de Francia tuvo una gran fama como centro de las artes y la educación, por lo que se gano este sobrenombre tan positivo. Pero se da la coincidencia que París fue una de las primeras ciudades que adopto la electricidad eléctrica para sostener la iluminación urbana, que es por lo que otros dicen que obtuvo el sobrenombre.

La Ville de l'amour. La idea del romanticismo está ligada de alguna forma a la ciudad de París y al lenguaje francés, algo que ha surgido en el último siglo gracias al cine. Películas como Al final de la escapada, Les Rendes-vous de París, Amelie, o Antes del Atardecer son perfectas para los que se quieran inspirar antes de ir a París.

La Ville de la mode. Que la ciudad de París es una de las referencias principales en la moda internacional es innegable, pero el origen del sobrenombre no es actual.  Todo arranca a raíz de que los reyes de Francia del siglo XVIII empezaron a marcar tendencias sobre la construcción de castillos, jardines, monumentos y vestuario, influyendo en otras monarquías y también en la forma de vestir de las mujeres ricas de la época. La forma de vestir de las reina de Francia era copiado por sastres, que llevaban los colores y estilos a los trajes que hacían para otras personas pudientes. Poco a poco las modas se extendían desde Francia hacia la periferia, por lo que los modistas se desplazaban a París, porque en la ciudad de la moda podía ver que tendencias estaban naciendo y así llevarlas a su ciudad de origen.