Prepara tu viaje barato a París enterándote de los distritos de la ciudad en los que tienes hoteles baratos, los días en que los museos dejan entrar gratis y los mejores vuelos low cost, o los trenes que van desde Madrid o Barcelona. París, es la ciudad más visitada de Francia pero también tiene ofertas, gangas y oportunidades para aquellos que están despiertos. ¿Cual es tu plan? ¿Quieres ir de compras a las galerías más prestigiosas de Europa o vas a pasar un fin de semana romántico con tu pareja? En este blog encontrarás todo lo que necesitas para tus viajes a París.

Iglesia de París del Código Da Vinci, Saint-Sulpice

Los viajes a París son una oportunidad única de recrear algunos momentos de película o de novela. Por ejemplo, visitar la famosa iglesia del Código Da Vinci, en el sexto distrito de París. La iglesia de Saint-Sulpice es un edificio emblemático e histórico que una impresionante altura. Fue construida sobre los cimientos de un templo románico cristiano en honor a Sulpicio Pío. La fecha de inicio se sitúa en 1646, pero se alargó más de un siglo, siendo ampliada varias veces hasta llegar al templo tal y como lo conocemos.

Para llegar a la iglesia de Saint-Sulpice de París puedes ir en Metro, hasta la parada que tiene el mismo nombre, o también puedes verla desde fuera si pasas con un autobús turístico.

Entre los elementos más llamativos de esta iglesia, hay uno que es nombrado en la novela del Código Da Vinci: el gnomon, formado por una obelisco vertical y una línea de cobre en el suelo, numerada. Pero también deja de lado otros elementos relevantes como la estatua de San Pedro, el órgano y los frescos de Delacroix.


La entrada a esta iglesia es gratis, así que es otro atractivo para tu viaje barato a París. Puedes visitarla de 7:30 h a 19:30 h, todos los días. Ten en cuenta que se trata de una iglesia en la que se ofician actos religiosos, por lo que debes extremar la precaución y el respeto durante esos momentos.

Qué ver en la iglesia de París del Código Da Vinci

El Gnomon.
Encajada en el pavimento de granito gris, una delgada franja de metal pulido brillaba en la piedra... una línea dorada que cortaba la uniformidad del suelo de la iglesia. Aquella forma alargada tenía grabadas unas marcas graduadas, como si fuera una regla. Era un gnomon, según le habían dicho, un instrumento astronómico pagano parecido a los indicadores de las horas en los relojes de sol. De todo el mundo acudían a Saint-Sulpice turistas, científicos, historiadores y no creyentes para admirar esa famosa línea. «La Línea Rosa.»..... 

.... Pero mucho antes de que en esa localidad se estableciera el primer meridiano, la longitud cero de todo el mundo pasaba directamente por París, y atravesaba la iglesia de Saint-Sulpice. El indicador metálico que se veía hoy era un recuerdo al primer meridiano del mundo, y aunque Greenwich le había arrebatado aquel honor en 1888, la Línea Rosa original aún era visible 
en la Ciudad Luz.
Código da Vinci, capitulo 22.


La versión oficial es que el gnomon de Saint Sulpice fue construido en épocas mucho más tempranas por un relojero de la ciudad de París, Henry Sullu. Fue un encargo expreso del sacerdote de la iglesia que deseaba saber la hora astronómica exacta, para tocar las campanas en el momento justo del día. Esto es posible porque el gnomon es capaz de marcar con exactitud los equinoccios siguiendo la luz del sol. Su construcción data del siglo XIII y fue el motivo por el que la iglesia fue respetada durante la revolución francesa.

El órgano.
Es una pieza histórica que data de 1862 y que hoy en día aun se emplea para dar preciosos conciertos. No se nombra para nada en el Código da Vinci pero es un elemento esencial, un reclamo para creyentes cristianos y amantes de la música antigua.

Los frescos de Delacroix.
Están en la Capilla de los Ángeles, a la derecha, según se entra en el templo. Son de gran belleza, bien merecen unos minutos de contemplación.

Estatua de Pedro.
Una réplica de la que se puede ver en la Basílica de San Pedro del Vaticano, en ella también se puede ver una zona desgastada por el beso de los fieles.

Arquitectura.
Otra cosa curiosa es la simetría del templo. Aunque en general da una impresión de armonía y tiene una construcción simétrica, las torres de los extremos no son parejas y crean un sensación extraña en aquellos que están más atentos a los detalles.

Avisos para lectores del Código Da Vinci.
Para todos los curiosos que se acercan a esta iglesia de París a revivir momentos de la novela, se ha añadido un aviso que trata de diferenciar las afirmaciones de la novela con los datos históricos oficiales.

 «En contra de las pretensiones imaginarias en una novela reciente de gran éxito de ventas, esto (la línea en el suelo) no es un vestigio de un templo pagano. Tal templo no existió jamás en este lugar. Nunca fue llamada Rose-Line. No coincide con el meridiano trazado por el Observatorio de París, que sirve como una referencia para mapas donde longitudes se miden por grados al Este o al Oeste de París. Por favor, compruebe también que las letras P y S de las pequeñas ventanas redondas al final del crucero se refieren a Pedro y Sulpice, los santos patrones de la iglesia, y no a un imaginario Priorato de Sion».

No hay comentarios :